Es muy común que cuando un nuevo integrante se suma a la familia,  los animales, que hasta aquí eran el objetivo de mimos y era prioridad, queden  relegados a un lado, lo que podría ser vivido por él como un traumático desplazamiento. Sin embargo puede evitarse éste movimiento y estas sensaciones negativas para la mascota. Generalmente es la llegada de un bebé a la familia la situación por excelencia que da lugar a ésta desplazamiento, ya que acapara todas las atenciones de las personas, y hacia dónde van dirigidos todos los mimos, caricias y atenciones que antes estaban dirigidos a la mascota exclusivamente.
Está claro que los responsables de poner en marcha una serie de medidas para evitar que ésta situación se desarrolle y tenga efectos negativos para nuestra la mascota son los dueños. Es por esto que aquí abajo te contamos cómo hacer para que una no se sienta desplazada por la llega de un bebé Las mascotas sienten el desplazamiento por la llegada del bebé a la familia
 piensos sin cereales ni gluten
Es importante tomar en consideración una serie de medidas para evitar ataques de celos de la mascota para con el bebé y con éste todas conductas que podrían perjudicarlo a él mismo (es decir al animal). De todas formas, la palabra celos probablemente no sea la más apropiada, ya que es un sentimiento que tiene que ver más con las personas. Quizás sería más acertado hablar de desplazamiento para designar aquello que sienten los perros ante la llegada de un nuevo integrante a la familia.
Debe señalarse que un perro que fue adiestrado de manera correcta no cambiará su conducta ante la llegada de un bebé a la familia o bien de cualquier incorporación a la misma. En este sentido, cabe destacar que las mascotas por excelencia, es decir los perros tanto como los gatos hablan su propio idioma, y somos nosotros como dueños quienes debemos aprender a decodificarlo, y sólo podremos hacerlo si les prestamos atención.

¿Cómo hacer para que la mascota no se sienta desplazada por la llegada de un bebé a la familia?

Lobo Azul nos aconseja que lo primero que se debe hacer es presentarle a la mascota el bebé. Esto es fundamental hacerlo, porque de todos modos  ellos percibirían que algo está pasando, antes de ver concretamente su presencia, porque ellos perciben las cosas antes que nosotros. Para ejemplificar esto, vale decir que los perros detectan el embarazado por los cambios de olor que se da en la mujer, que vienen dados por las modificaciones que se dan a nivel hormonal. A su vez pueden sentir el latido del bebé, ya que ellos tienen un oído 25 veces que más agudo que el nuestro.
Además de la presentación, debemos ir trabajando con el animal de ahí en más para que pueda tener ciertos cuidados en relación a este pequeño ser, y así evitar accidentes y torpezas.

El rol fundamental del adiestramiento para evitar errores y situaciones no deseadas

Tanto el ser humano, los perros, los caballos y las vacas entre otros, son especies gregarias, lo que indica que su conducta está determinada en un 30 % genéticamente y  el 70 % restante está moldeado por el ambiente y es lo que se conoce como temperamento.  Dicho esto, se entenderá que es un grave error tratar a un perro como si se tratara de un objeto o una persona, ya que de ésta manera estamos llevando a él a que se ubique en éste lugar, que no tendrá resultados favorables.
A su vez, es importante señalar que el perro no obedecerá a todas aquellas indicaciones que no le han sido enseñadas.