Si queremos pintar nuestro hogar, sabemos que el punto más temido es a la hora de pintar el techo por lo engorroso que se nos puede hacer toda la preparación y la posterior pintada. Para que nos sea lo más sencillo posible, vamos a darle unos consejos que seguro le pueden venir bien si lo próximo que tiene que hacer es pintar el techo.

Lo mejor es que la sala en la que vayamos a pintar el techo esté completamente vacía. Si no es posible, tratar de cubrir todos los muebles con un plástico que lo proteja. También cubriremos cosas que no puedan quitarse como puertas, ventanas o lámparas. Cuando vayamos a empezar a dar la capa de pintura, hay que procurar que la superficie esté limpia, por lo que si hace falta lo primero será limpiarla.

Si vamos a pintar el techo de distinto color que las paredes, deberemos de echar mano de cinta o algún separador que no permita que se pinte sin querer una superficie errónea. El momento de pintar las esquinas es un punto crucial y que hay que hacer con mucho cuidado, sobre todo si no tenemos un rodillo o brocha que nos facilite esa parte del pintado.

Recomendamos que se empiece antes por los bordes que es lo más complicado y dejar para el final lo más sencillo, que sería pasar el rodillo por el centro del techo. También debe de cuidar los tiempos de secado si se va a pasar una segunda mano, para no estropear lo ya pintado. Si vamos a pintar techo y paredes de colores diferentes, pintar antes lo que sea del color más llamativo, y dejar los colores blancos o claros para el final. Ponga protección en el suelo para no tener que limpiar luego más de la cuenta.