Actualmente partimos de una importante presión social de culto al cuerpo que surge tanto de medios de comunicación como la televisión como de revistas. Muchas veces nos someten a seguir determinadas dietas milagro o imponen determinados cánones de belleza que difícilmente vamos a poder conseguir, ni tenemos que conseguir, porque cada cuerpo es diferente, con sus matices y limitaciones. Pero una de las cosas que no debemos dejar a un lado ni estar en una continua negación por cuestiones varias es al ejercicio.

Los beneficios de una dieta sana y típica mediterránea son indiscutibles pero no hacer ejercicio no nos ayuda, sobre todo a las mujeres, ya que debe ser algo complementario para obtener unos resultados adecuados, no en la talla, sino en nuestro bienestar. Del mismo modo, no es de obligado cumplimiento llevar una dieta toda la vida, pero el hecho de mantener una rutina constante de algún tipo de ejercicio sí que es una práctica muy sana y aconsejable.

No dejes de visitar tapetes con logo