Un lugar donde te encuentres rodeado de montañas y gigantescas praderas donde puedas montar a caballo y aprender un poco más acerca de los beneficios que se obtienen al no contaminar el medio ambiente, además de obtener conocimientos de otros idiomas al escucharlos de personas nativas del lugar.

Esto y más es lo que se puede lograr en los campamentos de verano en Inglaterra, a tan solo diez minutos de la ciudad, podrás encontrar un lugar sin contaminación y alejado del escandaloso bullicio de los automóviles y las fábricas.

Quizá el lugar perfecto podría ser Canterbury al sureste de Inglaterra a unas cuantas horas de Londres, nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su impresionante catedral y por ser tomada en cuenta por famosos escritores británicos como inspiración para sus obras. En esta ciudad también se encuentra la Abadí a de San Agustín, la iglesia de San Martín y la muralla medieval y su paseo romano.

Una ciudad llena de mucha historia, tradición y cultura, donde los campistas podrán aprender muchas cosas interesantes además del idioma nativo del lugar.

En ella se puede tener acceso a gigantescos bosques donde se pueden realizar muchas actividades en un ambiente agradable cercano a la naturaleza o si lo prefieres hacer un viaje a las costas de mar del norte que se encuentra a tan solo doce kilómetros de distancia, una oportunidad que ninguna persona que se apasione por vivir aventuras impresionantes debe perderse jamás.