Si creías que el precio era un impedimento, olvídalo. Ahora, con el paso del tiempo se ha demostrado que podemos disfrutar de muchas cosas con un precio mucho más barato, mucho más económico de lo que en un principio podríamos llegar a creer, y que justo por eso lo que tenemos que hacer es disfrutar de nuestro dinero, y obtener cierta personalidad.

Poéticamente hablando, el piso de hule es símbolo de belleza, es algo así como estar un paso más cerca de Cortázar, o de Neruda, que valga la redundancia, es algo como estar cercano al cielo, como estar cercano a algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados. Y es que debemos ser nosotros mismos los que demos un paso adelante y digamos que queremos cambiar, que queremos un mundo revolucionario, un mundo de verdad, que de verdad sirva, y de verdad nos dé la felicidad y ese reino prometido que seguro tendrá piso de hule.