Entender el cambio del precio del oro no es fácil, pero según algunos factores clave que afectan nos podríamos acercar a la causa. El primero es la tasa de interés nacional, cuando esta aumenta, el oro tiende a bajar ya que los inversores se mueven hacia los bonos del gobierno y otros activos cuyo rendimiento está relacionado con la tasa de interés. La tasa de interés más importante es la establecida por la Reserva Federal, banco central de Estados Unidos y árbitro importante de los mercados globales.

Además, los eventos geopolíticos también juegan su papel; en tiempos de tensión internacional, el precio del oro tiende frecuentemente a subir ya que los inversores compran el producto para tener un alto grado de seguridad ante un momento de crisis.

Los niveles de oferta y demanda son también importantes. Como cualquier commodity, la producción de oro aumenta y cae en el transcurso del tiempo, así como el nivel de la demanda. Los festivos importantes en China e India suelen corresponder con un aumento de la demanda, ya que los ciudadanos de estos países compran oro como regalo.

La producción industrial también empuja levemente el precio del oro. Cuando la producción aumenta, la demanda de oro aumenta y viceversa.

Pese a que la minería de oro es un negocio global, la cantidad promedio que se produce cada año es muy pequeña comparada con las toneladas de metales primarios que se extraen anualmente. Sin embargo, aunque el precio ha caído, la producción ha experimentado una subida de niveles récord, hasta alcanzar las 3.000 toneladas en 2014, frente a las 2.400 toneladas de 2008. Esto se debe en gran medida a que los mineros deben producir cada vez más rápido para permanecer en el mismo lugar; con montañas de deudas acumuladas durante los años del boom cuando el precio siempre subía, la producción de oro sigue en aumento mientras su precio sigue bajando. El mayor productor del mundo es China, con cerca del 15% del total de la producción en 2014, con el 20% de África y el 14% de Rusia y sus vecinos. China se ha convertido en uno de los grandes importadores de oro del mundo gracias a su fuerte demanda.
Y aunque Reino Unido siempre fue conocido por la comercialización del oro, en los últimos 100 años, el dólar ha perdido, en términos de oro, más del 100% de su valor. Así, en el mercado predominaron los que quisieron deshacerse a toda prisa de sus dólares para poder comprar activos cuyo valor no se degrade tan rápidamente. Por eso, el oro, el petróleo y otros activos vieron como su precio se disparaba en dólares. Se trata de una inversión milenaria la cual siempre se sacarán ganancias.

 

 

 

 

 

M B K