Uno de los inconvenientes más comunes en una casa es la fuga de agua a través de las tuberías o también por goteras en los techos que posiblemente ya estén un poco antiguos.


Tener una fuga de agua es un fastidio para cualquier persona, sobre todo si esta fuga es interna, es decir, entre paredes o pisos. La humedad que se genera a causa del derrame podría provocar muchos daños en los muebles, retratos o aparatos eléctricos que se encuentren cerca de donde está el daño.

Supongamos que la tubería de la ducha está rota internamente y este sitio colinda con la habitación donde tu duermes, un derrame de agua por muy pequeño que este sea, provocaría que tu pared comenzara a dañarse a causa de la humedad, este daño llegaría hasta el lado de la habitación haciendo que a la pared se le deteriore la pintura, el tapiz o cualquier otro material con el cual está recubierta y crearía una especie de hongo.



Para evitar esto, es conveniente contratar a un especialista en Reparación de humedades, para que aplique las técnicas de control de humedad más avanzadas que existan y de esta forma obtener un buen resultado, evitando así que el daño continué y que se vuela a desarrollar en el futuro.

Algunos lugares que puedes revisar para evitar que la humedad se filtre son: las ventanas que dan al exterior, los techos, lavamanos, duchas, sanitarios, tinas y lavaderos y cualquier otra tubería que conduzca agua.