El acero está compuesto en su mayoría de hierro y otros elementos como el carbonomanganesofósforoníquelazufrecromo y más.
La variedad en sus composiciones del acero forman las importantes propiedades y grados de este metal.
El hierro es el componente básico del acero. Cuando el carbono, un no metálico, es añadido al hierro en cantidades de más de 2.1% el resultado es una aleación conocida como acero.
Elementos que ayudan a la composición del acero
Uno de los materiales que componen al acero es el aluminio que es usado principalmente como desoxidante en la elaboración y producción de este metal. En ocasiones se le considera al azufre como un elemento impuro y puede causar en el metal una porosidad en las soldaduras, sin embargo si se agrega en una menor cantidad hasta 0.25% de azufre sirve para mejorar la maquinabilidad.
Uno de los elementos de aleación más efectivos en la composición del acero es sin duda el carbono ya que es barato y tiene gran eficiencia. En aceros que suelen enfriarse lentamente el carbono forma carburo de hierro y cementita, la cual con la ferrita forma a su vez la perlita. En cambio cuando el acero se enfría más rápido, el acero al carbón muestra un endurecimiento superficial. Este elemento es el causante de dar la dureza y alta resistencia al acero, es decir es responsable de dar propiedades al metal, el cual sirve de mucho en las grandes industrias y en la elaboración de distintas herramientas de gran utilidad en la vida cotidiana.
El boro aumenta la capacidad de endurecimiento cuando el acero está totalmente desoxidado y que junto con el cromo aumenta la profundidad del endurecimiento, de igual manera ayuda a evitar la corrosión y aumenta la resistencia a las altas temperaturas.
Uno de los componentes indispensables para las aleaciones del acero es el manganeso, que está siempre presente para prevenir la formación de sulfuro de hierro en los bordes del grano, el cual perjudica al proceso de laminación.
Uno de los principales elementos utilizados en el acero inoxidable es sin duda el níquel el cual por su capacidad de formar austenita, aumenta la tenacidad y la resistencia al impacto, así como la resistencia a la corrosión.

Cada uno de estos elementos y más que son añadidos a la composición del acero provocan algún efecto en las propiedades y en la reacción a los procesos de fabricación.