Como sabemos el sartén es un utensilio de cocina utilizado para freír y saltear los alimentos en aceite o mantequilla, es un recipiente de bordes bajos y con manija que puede estar fabricada del mismo material que la sartén o puede estar elaborada de otro material.

Actualmente existen varios tipos de materiales para la fabricación de este utensilio y todos con la finalidad de facilitar la cocción de los alimentos.

Entre los materiales más comunes podemos encontrar los sartenes de aluminio. Material muy ligero y que ayuda a distribuir el calor de forma equitativa pero tiene la desventaja de oxidarse muy pronto, sartenes de acero inoxidable. Estos son muy pesados pero tienen la ventaja de ser los más elegidos por los chef debido a que no sobrecalientan y el calor se distribuye de manera uniforme y su uso no es solo para freír y saltear, sartenes de cobre. Por su precio este tipo de sartén está casi extinto y esta relegado a la antigüedad, aunque es un material muy ligero e inoxidable, satenes de acero no aleado. Este sartén es el más apropiado para cualquier tipo de cocina.