Mucho se ha hablado de lo difícil que es entender a una mujer, ellas pueden resultar tan simples en un momento y tan complicadas en otro. Pero sea cual sea el caso con el tiempo uno puede comprender que es lo que en realidad quieren ellas y en qué momento lo quieren.

¿Es tan extraordinariamente duro para complacer a una mujer?

La respuesta a esta pregunta en algunos momentos puede ser si, ya que ellas te dicen “no quiero”, cuando en realidad es lo contrario, y tú sin saberlo cometes un error que te costara la vida, literalmente hablando.

Psicología femenina

La diferencia entre las mujeres y los hombres, es que ellas son más sensibles y analíticas, y los hombres somos más prácticos, por ejemplo si vas a una tienda de ropa acompañando a una mujer, tienes que tener muchas paciencia, ya que pasaras horas dando tu opinión antes de llevarte el producto, y aunque no lo creas los expertos en marketing, y los vendedores la enteran más que tú.

Por el contrario para el caso de los varones, si vamos a comprar algo lo haremos en cinco minutos y temor a equivocarnos, y nos equivocamos, pues bueno que más da, la próxima haremos una mejor compra.

Desde este y con todos estos ejemplos hay que ponerse en el lugar de ellas para poder entenderlas. En algún momento de nuestras vidas tenemos que intentar sacar un poco del lado femenino, para que podamos conquistarlas sin errores. 

Es importante recordar que ellas siempre querrán ser el centro de atención, así que tendrás que aprender a escuchar, más que hablar. En algunos casos y para sorpresa tuya ellas pueden llorar de cosas que a ti te parecen absurdas, pero si te pones en su lugar tal vez también llores. 

En fin nunca terminaras de entenderlas, pero con el tiempo comprenderás que si no las entiendes no tendrás una, y eso sí que será fatal.