Dios nuestro creador nos hizo tan perfectos, y le dio una cualidad diferente tanto al hombre como a la mujer, ambos son muy necesarios en este planeta, dejémonos de machismo, o feminismo que eso no conduce a nada, si una inteligencia superior nos puso uno en el camino del otro, entonces es mejor darle el valor que se merece a ambos géneros. 



Los hombres o varones

Al parecer cuando nacen los niños son totalmente idénticos en todo, pero ya cuando los meses pasan las cosas van cambiando, y lo varoncitos se muestran un poco más rudos, y naturalmente atraídos por los juegos como los carritos, la pelota, bicicleta, entre otros, propios de su género. Ellos siempre serán más inquietos, y traviesos.

También se puede notar en algunos casos que pueden comer más que las mujercitas, y con esto van formando ya su conducta en la vida.

Cuando llega la adolescencia, los varones son más independientes que las mujeres, esto los lleva muchas veces a exponerse a peligros que los padres quien evitar a como dé lugar. He podido ver por experiencia propia que los varones si bien es cierto son apegados a la mamá, siempre quieren ser igual que su papá, ya que es la figura que ellos ven como ídolo desde su niñez. Así si el padre es médico o policía, ellos casi siempre terminaran en el mismo camino.



Las mujeres

Las mujeres tienen virtudes diferentes a los varones, ellas desde pequeñas suelen ser más sensibles y pegadas a la familia. A una mujer casis siempre se le vera en casa, obediente ante los padre.

Ya en la adolescencia con el cambio hormonal, los padres deben de tener bastante cuidado, ya que pueden exponerse a muchos peligros en las calles. Las mujeres casi siempre están en constante apoyo de los padres aun después de casadas, ellas siempre estarán pendientes de la familia.



Recomendaciones

Los padres nunca deben incentivar a los niños, jugar con juguetes o formas que no es natural de su género, a una mujer no se le debe incentivar con carros o pistolas, porque podemos distorsionar su carácter en el futuro, y lo mismo con los varones.

Recuerde que tanto el hombre como la mujer son distintos en género, pero iguales en esencia, y que los dos son el complemento perfecto como seres humanos.