tapetes para sala

¿Estás decidido a cambiar la apariencia de tu sala? Los tapetes para sala pueden ser una gran forma de cambiar el diseño de una habitación sin necesidad de hacer grandes cambios. Sin embargo, colocar un tapete no es una tarea fácil. Muchas veces cometemos errores que nos hacen arrepentirnos de haberlos colocado.

Selección de un tapete

¡Un tapete puede ser una excelente opción para modernizar la decoración de tu sala! Sin embargo, si quieres evitar cometer errores, hay algunos consejos que tener en cuenta. 

Primero, deberías elegir un tapete que refleje tu personalidad. Este elemento debe ofrecer algo único a la sala. Usa colores y texturas diferentes para darle un tono único a la decoración. 

Además, el tamaño es clave. Si tu sala es pequeña, un tapete demasiado grande tendrá como resultado una sensación claustrofóbica. Por el contrario, si tu sala es grande, un tapete demasiado pequeño no dará el efecto deseado. Debes encontrar el equilibrio perfecto entre tu sala y el tamaño del tapete. 

Por último, demuestra tus habilidades creativas al elegir el diseño de tu tapete. Si tu sala es moderna, elige un patrón de líneas simples o geométricas. Si prefieres una decoración clásica, un tapete floral o con motivos tradicionales será una excelente opción. 

Si tienes en cuenta estos consejos al comprar un tapete para tu sala, tendrás una decoración única y armónica que refleje tu personalidad.

Cómo colocar un tapete en la sala

Debido a su importancia en la decoración de una sala, colocar los tapetes adecuadamente es una tarea importante. Para lograr el mejor resultado al colocar los tapetes, es importante conocer algunos consejos clave. 

En primer lugar, considere el tamaño del tapete. La regla básica es que el tapete debe cubrir la mayor parte del área donde se va a colocar, aunque algunas excepciones pueden aplicarse. Si el tapete es demasiado pequeño para una zona específica, el efecto resultante puede ser abrumador. Por el contrario, un tapete demasiado grande puede hacer que el espacio se vea desproporcionado, así que asegúrese de elegir el tapete correcto para su sala.

A continuación, considere la ubicación exacta del tapete. La colocación correcta depende del tamaño del tapete, la forma del área, la distribución de la sala y el estilo de decoración deseado, por lo tanto, tome algo de tiempo para decidir el mejor lugar para el tapete. Si está colocando tapetes debajo de una mesa de café, por ejemplo, lo mejor es que el tapete esté centrado justo debajo de la mesa. Si está colocando un tapete grande en un gran espacio, considere emparejarlo con otros muebles o adornos para crear una sensación de equilibrio.

Finalmente, considere el color del tapete. El color que elija puede hacer una gran diferencia en la apariencia de la sala. Intente elegir un color que combine bien con sus muebles y paredes, para que el tapete no sobresalga. Si está buscando darle un toque de color a una habitación, los tonos más brillantes y llamativos pueden ser una buena opción.

Errores comunes al colocar un tapete en la sala

La colocación de un tapete de manera adecuada es importante para mantener una sala de estar bonita y funcional. Debemos tener en cuenta que un tapete adecuadamente colocado puede servir como punto central en una habitación, o como un acento para emparejar los colores y materiales. Sin embargo, hay algunos errores comunes que la gente comete cuando coloca un tapete en su sala de estar. 

En primer lugar, mucha gente elige un tapete que no se ajusta al tamaño de la habitación. Se debe tener en cuenta que los tapetes deberían cubrir la mayor parte del suelo, pero no excesivamente. Si la habitación es pequeña, es mejor elegir un tapete más pequeño que no llene completamente el espacio; de esta forma, se evita que la habitación se sienta abarrotada. Si la sala es grande, entonces se puede elegir un tapete más grande para crear la sensación de que el espacio está más acogedor.

Otro error común es comprar un tapete de un color equivocado. Debe haber un equilibrio entre los colores de la sala y el del tapete. Si la sala tiene muchos colores, es mejor elegir un tapete de color neutro que se combina bien con los demás colores. Si la sala es monocromática, entonces es mejor que el tapete tenga un color que contraste con los demás tonos.Finalmente, no se deben colocar los muebles sobre el tapete. Esto puede provocar un desgaste prematuro en el tapete y también puede arruinar su aspecto. En su lugar, se debe dejar un espacio de al menos 18 pulgadas alrededor de los muebles para que el tapete mantenga su apariencia original por más tiempo.

Error 1: Tapetes demasiado grandes

Es común ver a las personas comprando tapetes grandes para colocar en una sala. Esto parece ser una buena idea porque los tapetes le dan al ambiente una sensación de comodidad, pero esto no siempre es cierto. Poner un tapete demasiado grande puede arruinar la armonía visual de la sala y hacerla sentir abarrotada. Opta por un tamaño que se ajuste a la sala para un aspecto perfecto. Si deseas que el tapete sea el punto focal de la sala, considera elegir uno que sea un poco más grande que el espacio, pero con moderación.

Error 2: Tapetes demasiado pequeños

Cuando compres un tapete para tu sala, asegúrate de conseguir uno con un tamaño apropiado para el espacio. El tapete no debería ser demasiado pequeño en relación con el lugar, porque eso podría dar lugar a que no tenga el aspecto deseado. Si vas a utilizar un tapete en un sector determinado, asegúrate de que no se vea completamente desproporcionado. Un tapete demasiado pequeño no hará que su espacio luzca elegante y seguramente tendrás que reemplazarlo muy pronto. Si tienes dudas sobre cuál es el tamaño adecuado, consulta con un experto para conseguir el tapete ideal.

Error 3: Utilizar el tapete con un solo uso

Usar tu tapete sólo para una aplicación suele ser un error común. Si te limitas a usar tu tapete para la decoración, estás perdiendo una oportunidad real para maximizar su uso y su versatilidad. Cuando colocas un tapete en tu sala, tienes dos funciones principales con las que contar: utilizarlo como una decoración para la sala y utilizarlo como una herramienta práctica para mantener tu sala limpia. El uso de un tapete para estas dos funciones es ideal para aprovechar al máximo tu dinero.

Al usar el tapete como un elemento decorativo en la sala, debes asegurarte de elegir uno con el tamaño adecuado para caber en el espacio. Asegúrate de que también combine con el resto del diseño y color de la sala. Por otro lado, para una función práctica, elige un tapete con materiales adecuados que sean eficaces para absorber la suciedad y que proporcionen una buena resistencia a la abrasión. Esto te permitirá usar el tapete para su propósito durante mucho tiempo sin tener que preocuparte por reemplazarlo con demasiada frecuencia.