La acupuntura es un mecanismo de defensa o control de enfermedades inventado por el hombre a través de agujas muy finas insertadas en los nervios de nuestro cuerpo, brindando un soporte adicional cuando la medicina tradicional no proporciona los resultados esperados a nuestro organismo.


La acupuntura no debe ser practicada por cualquier persona, esta debe ser aplicada por un médico especialista con el fin de obtener un diagnóstico inicial y de seguimiento de una enfermedad específica, una clínica de acupuntura en Madrid debe estar preparada bajo el contexto de la medicina estándar.


En la actualidad la acupuntura ya no debe ser considerada como un método de medicina alternativo, más bien debe ser una técnica médica, por lo que precisa de un doctor en medicina para poder practicarla y para conocer y diagnosticar que tipo de enfermedad está padeciendo una persona.

Un acupunturista es un médico que puede determinar si un paciente necesita realmente la aplicación de la acupuntura o es preferible aplicar otro método para mejorar la salud de un paciente.


Para poder practicar la acupuntura es necesario estudiar su historia así como los avances de la misma y los que se producen en la medicina moderna convencional, con la finalidad de ofrecer un mejor tratamiento terapéutico a los pacientes.


Esta técnica médica se puede aplicar en patologías que presenten dolor, por ejemplo: dolor articular, artrosis, lumbalgias, cervicalgias, cefaleas y cualquier tipo de lesión deportiva, así como, trastornos psiquiátricos, dependencias (alcohol o drogas), infertilidad, insomnio, menopausia, dermatitis, vértigos y otros tipos de enfermedades comunes.