Los tapetes más apreciados son los que se realizan de forma totalmente artesana. Estas pequeñas obras de arte se fabrican con hilos de seda, lana y otros materiales nobles. Estos hilos se entrelazan con nudos que se realizan a mano y que permiten realizar diseños de muy diversos tipos. Tapetes personalizados hechos con técnicas muy antiguas llenan mansiones y palacios, y se encargan a artesanos que todavía siguen manteniendo la esencia de los antiguos telares orientales aunque se valen de nuevas técnicas como bastidores metálicos, que son más duraderos que los antiguos bastidores de madera con los que se realizaban incontables metros de fibras anudadas.

 

Si lo que se quiere es realizar tapetes con dibujos geométricos la mejor elección es el llamado nudo turco, mientras que si queremos hacer diseños más elaborados se utiliza la técnica del nudo persa. El llamado nudo tibetano se utiliza para fabricar diseños más simples y modernos.