La gente ya no sabe lo que inventar para salir de la crisis. Las empresas lo han intentado todo para conseguir aumentar sus ventas. Desde fabricar todo tipo de artículos con sus marcas, como tapetes personalizados con sus logotipos para recordar a quienes los ven que están a su disposición hasta ropa con el escudo de sus marcas para convertir a quienes la llevan en anuncios andantes. Todas  estas estrategias son válidas para darse publicidad.

 

Hay empresas que fomentan el uso de uniformes y productos con sus marcas para hacerse notar entre sus empleados, los cuales van y vienen al trabajo identificados como trabajadores de la firma y que desde lejos se sabe el lugar en el que trabajan, consiguiendo que la gente hable entre sí de la empresa o de determinado producto. De esta manera se produce una simbiosis que beneficia tanto al trabajador como al empresario, al trabajador porque no tiene que pensar en qué ropa va a llevarse a trabajar, mientras que al empresario le beneficia porque así identifica a sus trabajadores y le da visibilidad a su marca.