Una de las cosas que más mortifica a las personas al momento de buscar trabajo, o bien dejar el trabajo que tienen por otro que quizá pueda ofrecerles mejores beneficios, es el hecho de discriminar buenas ofertas laborales de otras.

1.- Investiga si la oferta es real o falsa
Lo primero que se debe hacer es revisar minuciosamente si la oferta de empleo es real o fraudulenta, algo muy común hoy en día, es que muchas personas son estafadas mediante ofertas de trabajo, por ello es importante investigar minuciosamente a la empresa que te quiere contratar.
Generalmente se puede saber si una oferta de empleo es real o se trata de un engaño, cuando:
-Los beneficios que ofrecen son mucho mayores al estándar para el mismo trabajo.
Requieren adelantos de cierta cantidad de dinero para seguir optando al trabajo, o para que se realice algún curso sin antes estar contratado.
-Ofrecen horarios laborales extremadamente flexibles.
-No especifican el trabajo que hay que llevar a cabo en la oferta laboral, dan muchos rodeos o parece muy ambigua la explicación.
-Solicitan al aspirante realizar un período de prueba sin ninguna remuneración.
Si la oferta de empleo cumple con alguna de estas características, entonces se debe dudar mucho el hecho de aceptarla o no. Si el caso es negativo, entonces es necesario tomar en consideración otros aspectos si se quiere o no tomar el empleo.
2.- Definir el objetivo que se persigue
Todos tienen objetivos distintos, ya sea en la vida profesional o personal, por lo que esto dependerá mucho de cada quién. Si se quiere saber cómo identificar una buena oferta laboral se deben tener bien claros los objetivos que se quieren alcanzar.
Teniendo esto claro se podrá entonces analizar mejor si la oferta laboral que se está ofreciendo ayuda o no a alcanzar esa meta. En caso de ser afirmativo entonces no es necesario seguir pensándolo, aunque hay que tener cuidado y tratar de no dejarse llevar por falsas ilusiones.
3.-Estudiar las sensaciones posibles
Es muy común experimentar miedo a la hora de tomar una decisión importante. Pequeñas decisiones pueden cambiar la vida para siempre, por ello es normal sentirse angustiado cuando se quiere tomar una oferta laboral.
Sin embargo, algo que es muy importante saber es que esta sensación puede deberse al miedo a salir de la zona de confort y que generalmente viene acompañado con miedo al fracaso. Y las personas no deben dejar que estas sensaciones decidan por ellas.
Por otra parte, si la oferta de empleo crea grandes emociones que no dejan lugar al miedo, entonces no debe pensarse mucho entre si tomar o no tomar una oferta laboral. Si este es el caso, entonces la respuesta es más que obvia y debe tomarse el empleo.
Que no hacer a la hora de elegir el empleo
-Fijarse solamente en el nombre de la empresa. Puede que la misma sea reconocida mundialmente, pero no por ello significa que será el mejor lugar para desarrollarse profesionalmente. Estudiar la trayectoria de sus dueños y ejecutivos es lo mejor que se puede hacer al momento de evaluar la oferta.
-Desatender otras oportunidades. A veces se piensa que la oferta más llamativa es la mejor, sin embargo, lo mejor que se debe hacer es evaluar cada propuesta por separado y analizar cada uno de los puntos explicados anteriormente con cada una.
-No definir un objetivo o prioridad. No siempre el empleo que mejor salario ofrezca es el mejor, hay que recordar que si se tienen los objetivos claros, la paga no es lo único que hay que tomar en cuenta. El crecimiento personal debe ser lo más importante.