Se distinguen diferentes variedades de rinitis alérgicas, según sea la sustancia que causa sus manifestaciones.

          Las rinitis polínicas, muy comunes, son provocadas por los pólenes.

          Las rinitis profesionalmente están ligadas a diferentes sustancias utilizadas en el contexto laboral, como la pintura (carrocerías), los pegamentos (diferentes industrias), etc. También se puede hablar de rinitis profesional, por ejemplo, en el caso de las personas encargadas de la mantención o aseo, cuando la afección tiene su origen en el polvo.

          La rinitis vasomotriz, afección muy frecuente, no es provocada por sustancia particular, sino que está ligada a una mala adaptación de la mucosa de la nariz al medio ambiente. En ese caso, los síntomas tienden a persistir durante todo el año.